La Reina Maga

Estela cerró los ojos y se dejó arropar por sus sueños. La Reina Maga la sostenía en la palma de su mano y le hablaba desde las alturas. Vestía suaves telas carmesí y sobre sus hombros caía el manto de la noche.
–Este es el tesoro que te ha sido confiado. Guárdalo bien, te ayudará en tu misión.
Estela asintió en forma de cabezada. Al abrir los ojos, la visión de la enjuta camarera había sustituído a la nívea Reina Maga.
–Tengo que retirar el vaso, voy a cerrar –anunció.
Al acercarse a la mesa su pie chutó algo pequeño y metálico. La pieza fue dando botes hasta los zapatos de Estela,
La niña se agachó para recoger el anillo de la piedra azul. Era la llave mágica que acababa de recibir.

(Continuará)

¿Tienes ganas de saber como continúa la historia? Suscríbete al blog y estarás y recibirás el aviso cada vez que publiquemos una entradas. Mientras tanto, puedes visitar nuestros perfiles en solitario: Ana y Nana.

¿Nos acabas de descubrir? Clica aquí si te perdiste el post anterior.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: